Ahora leyendo:
Los demócratas radicales estadounidenses e Israel
Artículo completo: 6minutos para leer

Los demócratas radicales estadounidenses e Israel

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se dirigirá a los legisladores estadounidenses el 24 de julio.  

El  líder de la bancada demócrata, Chuck Schumer,  de origen judío, dijo que apoyaba la invitación a pesar de sus «claros y profundos desacuerdos con el Primer Ministro israelí  debido a que la relación de Estados Unidos con Israel es férrea y trasciende al primer ministro.»

Algunos líderes  radicales  como el senador Bernie Sanders de Vermont, han dicho que tienen la intención de boicotear el discurso en protesta por la conducta de Israel en la Franja de Gaza. 

Sanders conoce bien Israel donde residió en 1963 como miembro del movimiento sionista Hashomer Hatzair, una de cuyas filiales funciona en nuestro país.  Fue trabajador agrícola voluntario del Kibbutz  Sha’ar HaAmakim al noroeste de la ciudad portuaria de Haifa. 

La crítica de Sanders viene de la izquierda liberal, racional y universalista a cuyos miembros no les cae muy bien el carácter etno-crático de la democracia liberal que limita con cuanta milicia islamista hay en el entorno.  

Más preocupante son las perspectivas filosóficas de otras legisladoras del ala radical demócrata,  quienes ven al Estado judío como la encarnación de la opresión del hombre blanco sobre los pobres, los afros y los musulmanes.  Es decir, ya no hablan de una racional lucha de clases sino de un choque de civilizaciones.  

La  congresista palestino–americana Rashida Tlaib y  la ex senadora afro por el Estado de Ohio, Nina Turner, entrevistadas por The Nation,  llaman directamente al cese de la ayuda económico- militar a Israel.    

Las dirigentes dijeron que desde Detroit hasta Cleveland y Gaza, y en todos los lugares intermedios (?), los afros deben luchar por la igualdad de derechos, la dignidad humana y la resistencia contra la opresión.   

Estas dos políticas dicen que la tasa de pobreza es del 33,8 por ciento en Detroit y del 31,8 por ciento en Cleveland. 

Llaman a la construcción de un movimiento multirracial, multirreligioso y multigeneracional. Es decir, afros, islamistas y estudiantes, unidos y adelante. 

Textualmente dicen: 

«Tal como lo hicieron nuestros líderes de derechos civiles que nos precedieron, todos tenemos la responsabilidad moral de denunciar la injusticia en todas partes y desmantelar el racismo sistémico, la supremacía blanca y todos los sistemas de opresión

 Apelan  a que el gasto militar que el Congreso de Estados Unidos aprobó y efectivizó a favor de Israel en su lucha contra los tentáculos de las República Islámica de Irán, vaya a la seguridad social. 

 «Si nuestros líderes electos pueden ver lo que está sucediendo en las comunidades que dicen representar, donde la gente duerme en las calles y los niños beben agua contaminada; si pueden ver a los bebés en Estados Unidos irse a la cama con hambre y no actuar, no sorprende que también puedan ignorar a los bebés hambrientos en Gaza. Si nuestros líderes electos se mantienen al margen y permiten que la policía estadounidense brutalice a los negros  en nuestras comunidades, tiene sentido que también disculpen a las fuerzas israelíes

Alexandria Ocasio-Cortez, una popular congresista demócrata cuya primera campaña electoral fue financiada por donantes misteriosos, dijo que el  Congreso estadounidense vota a favor de Israel «por miedo» al American Israel Public Affairs Committee y no por «conciencia» 

Un secreto no dicho en el Congreso es que gran parte del apoyo del voto reflexivo, ciego e incondicional a casi cualquier acción del gobierno israelí no proviene de una  voluntad real”, escribió Alexandria Ocasio-Cortez 

 En marzo, acusó a Israel de cometer un genocidio contra la población gazatí y forzar la hambruna a más de un millón de habitantes. Argumentó que Israel estaba impidiendo que los residentes palestinos de Gaza recibieran ayuda humanitaria.

Cortez también acusó al gobierno estadounidense de ser cómplice de las acciones de Israel en la Franja de Gaza, especialmente en lo que respecta a la transferencia de armas estadounidenses a Israel.

Además, cuando se enfrentó a una reacción violenta por sus comentarios acusando a Israel de genocidio, la congresista mantuvo su postura, citando las cifras de muertos publicadas por el Ministerio de Salud de Gaza, obviando el pequeño detalle que el mismo está controlado por la organización  islámica Hamás. 

Como dijimos en nuestro anterior artículo, los judíos no hayan una posición estable en varias partes del mundo, tampoco en Israel. 

Thomas Friedman, destacado columnista de opinión del New York Times, dijo que el Israel que conocíamos ha desaparecido, y el  de hoy está en peligro existencial”. 

Criticó duramente tanto a los líderes israelíes como a las figuras políticas estadounidenses por su manejo de la crisis actual.

En su columna  argumentó que Israel estaba en mayor peligro que nunca enfrentando una amenaza multifacética de Irán y sus aliados y representantes regionales, incluidos Hamás, Hezbolá, los hutíes y las milicias chiítas en Irak. 

Según Friedman, las opciones militares y diplomáticas de Israel eran actualmente inadecuadas para hacer frente a estas amenazas.

«Hezbolá en el Líbano, a diferencia de Hamás, está armado con misiles de precisión que podrían destruir grandes extensiones de la infraestructura de Israel», afirmó.

Friedman criticó duramente al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acusándolo de priorizar la supervivencia personal sobre la seguridad nacional debido a sus actuales acusaciones de corrupción. «Netanyahu tiene que permanecer en el poder para evitar ser enviado a prisión», afirmó Friedman. 

Expresó que la alianza de Netanyahu con los extremistas de extrema derecha había exacerbado la situación, dando lugar a un gobierno fragmentado incapaz de formular una estrategia coherente para poner fin al conflicto en Gaza.

«Netanyahu vendió su alma para formar un gobierno con extremistas judíos de extrema derecha. Ni el presidente Biden, ni el lobby proisraelí AIPAC- American Israel Public Affairs Committee , ni muchos en el Congreso han aceptado lo radical que es este gobierno”, escribió.

Destacó la reciente decisión del presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, y sus colegas republicanos, de invitar a Netanyahu a hablar ante una sesión conjunta del Congreso el 24 de julio, una medida que, según Friedman, tiene  como objetivo sembrar división entre los demócratas e inclinar a los votantes judíos estadounidenses hacia Donald Trump.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.