Ahora leyendo:
La necesidad de una Justicia fiable
Artículo completo: 4minutos para leer

La necesidad de una Justicia fiable

La denuncia publica de un presunto delito del exintendente de Canelones y líder de la interna frenteamplista a la Presidencia de la República no sólo ha impactado en el sistema político nacional, ha venido a poner de manifiesto que si la Justicia es importante —imprescindible— para la efectiva concreción del Estado de Derecho, su correcto funcionamiento, y la confianza derivada del mismo, se hace vital para la reafirmación de los valores democráticos en la ciudadanía.

Ya ha sido difundido ad nauseam lo ocurrido y resultaría un ejercicio de futilidad insistir en los detalles del tema, salvo uno: que la participación de Romina Papasso en el asunto revive los pormenores del infame caso del exsenador Gustavo Penadés y seguramente recrea en la mentalidad de los uruguayos lo que se pensó, pudo pensarse, y ocurrió en esa instancia.

Una denuncia pública en las redes sociales, un hecho posiblemente equiparable a otras que pudieron hacerse en el pasado, cobra un dimensión, sin embargo, absolutamente fuera de las proporciones que solían alcanzar antes aquellas realizadas a través de los medios de prensa tradicionales. Lo que es más, la veracidad de la misma puede (y suele) quedar librada a discusiones directamente proporcionales a la trascendencia que adquieren en las nuevas formas de difusión.

Naturalmente, tal y como ocurrió cuando la denuncia al exdirigente nacionalista, los hechos también en esta ocasión fueron negados por el denunciado. Y, del mismo modo, la acusación generó huestes de quienes creen a piesjuntillas que el político tupamaro golpeó a una transexual y de quienes lo niegan. Algunos basados en el prestigio y credibilidad de Orsi, y tantos otros a cuestas de sus respectivas preferencias políticas.

No obstante, los resultados de la investigación en la causa de Penadés —no su condena, que aún no se ha verificado— cobró una importancia fundamental en la forma en como la ciudadanía fue modelando su visión de lo ocurrido, confirmando la que tenía o variándola radicalmente, gracias a un factor de garantía fundamental: la intervención de la Justicia.

En estos momentos, y ante esta nueva denuncia, cobra inusitada importancia que la Justicia logre —en base a una actuación cristalina— los mismos resultados.

Porque además, si bien ambos casos pueden tener una similitud innegable, la defensa a que apeló el precandidato agrega un factor imposible de pasar por alto. En efecto, Orsi aduce que lo que ha ocurrido es parte de una maniobra orquestada a partir de la utilización de las redes sociales, agrega que en Argentina y Brasil los candidatos de la izquierda fueron saboteados de la misma forma por organizaciones internacionales poderosas,  afirma que nunca antes el sistema político nacional enfrentó un riesgo similar, y no duda en asegurar que la democracia uruguaya ha dejado de ser lo que era.

Es decir, tanto la posibilidad de un enchastre gratuito, como la vulnerabilidad de la República están presentes en la cabeza de los uruguayos. Pero si bien lo primero podría ser repugnante y condenable, lo segundo ya formaría parte, inminentemente, de un deterioro de la calidad democrática a la que estamos —o estábamos— acostumbrados. Y nadie quiere vivir la realidad de que nuestra democracia, su funcionamiento y prestigio, sufran a partir del mal uso de las redes sociales, que ya bastante han hecho para que parte de la sociedad se conforme con el blanco o el negro.

El caso recién empieza, el impacto no se hizo esperar, las consecuencias pueden ser serias. Ni el menos avisado tiene conciencia de lo que está en juego, como lo confirma el cimbronazo que sufrió la sociedad toda viendo caer a uno de sus senadores más respetado. Por eso, a como dé lugar, la Justicia debe erigirse, hoy, como tantas veces, en el escudo de la institucionalidad.

1 comment

  • Margarita Machado

    En estos casos, al concepto de Justicia fiable, cabe agregarle un sistema de protección de víctimas sólido. Es claro que no es lo mismo que la competencia sea en Fiscalía de Ciudad de la Costa , o en Mdeo. Ya conocimos la posición de esa Fiscalía, cuando asume el caso de niños fallecidos en enfrentamiento armado en Pinar Norte, resuelve ir contra las madres que no estaban en ese lugar, cuando sucede la tragedia. La denunciante no tiene asistencia legal porque es una persona vulnerada en sus DDHH y la defensoría de UDELAR no puede actuar fuera de Mdeo . No olvidemos que el D Penal es una serpiente que pica a los descalzos .

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.