Ahora leyendo:
¿Es Milei el Erhard argentino?
Artículo completo: 4minutos para leer

¿Es Milei el Erhard argentino?

 

Naomi Klein dice  que la santísima trinidad de la Escuela de Chicago, liderada por Milton Fridman supuso privatizaciones, desregulaciones y recortes en el gasto público, aplicadas en el Chile de Pinochet, la Argentina de Carlos Saúl Menem, China, Rusia y  los tigres asiáticos.  Para los “Chicago Boys”, arreglar una economía  es una  cuestión científica y no de elecciones subjetivas. Ellos  afirman que el primer experimento con la  terapia de shock se llevó a cabo en Alemania Occidental el 20 de junio de 1948. Ese día, el Democrata Cristiano, Ludwig Erhard, eliminó la mayoría de los controles aplicados a los precios e introdujo una nueva moneda. 

Su carrera política había despegado a mediados de 1945, derrotada Alemania,  cuando las autoridades ocupantes estadounidenses y británicas lo designaron al frente del ministerio de Economía del estado de Baviera. Dos años después pasó a encabezar el Departamento de Dinero y Crédito del flamante Consejo Económico. Desde ese organismo sentó las bases de lo que se conoce como el “milagro económico alemán”. Doctorado en Economía por la Universidad de Frankfurt bajo la tutela académica del sociólogo Franz Oppenheimer, muy conocido en Israel por sus pioneros estudios sobre como mejorar la productividad de los Kibutzim, el judío es recordado como un pensador independiente y completo que defendía el concepto mutable del «socialismo liberal»  ¡Que no nos escuche Milei!

Los residuos de la legislación económica de la era nazi permanecieron en vigor en la República Federal de Alemania durante décadas en forma de normas y reglamentos especiales anticompetitivos.  Al final de la Segunda Guerra Mundial, Erhard estaba completamente convencido de que  un marco de liberalismo económico – la mayor libertad posible como le dijo en 1963 a Gunter Gaus- no sólo ofrecía las mejores condiciones   para suministrar a la población bienes de todo tipo, sino que también era el requisito previo para garantizar la dignidad humana.  

El domingo 20 de junio, día que Erhard eligió especialmente para sorprender a los actores políticos y empresarios, él sabía que todos los burócratas se quedarían en sus casas.   Ese día de descanso, reunió en sus cajones, en secreto y en silencio, todas las ordenanzas de reglamentación, la mayoría fueron derogadas. A partir del lunes 21 de junio de 1948, bajo el plan diseñado por Erhard, el Marco alemán se convirtió en la nueva moneda legal para sorpresa de los militares ocupantes. Los militares ocupantes le dijeron que lo que había hecho era impensable, imposible y estaba prohibido por la legislación vigente, qué había violado todas las leyes militares aliadas, entonces le dijo que no había cambiado nada, solo derogado. Parece que un general de apellido Clay fue quien en definitiva lo respaldó. 

Mientras que una economía planificada y el intervencionismo económico convierten a los ciudadanos en súbditos y suplicantes, un orden social basado en la libertad les asegura no sólo prosperidad, sino también dignidad, madurez y la oportunidad de realizarse. La condensación más adecuada de su pensamiento tal vez pueda encontrarse en un pasaje periférico de los Principios de Düsseldorf de 1949, en cuya formulación Franz Etzel desempeñó un papel destacado: «La “economía social de mercado” es aquel orden que asegura que la producción esté alineada con los verdaderos deseos de los consumidores y que la demanda general se satisfaga al menor costo, con el menor ejercicio de poder político y social».

Se debió en gran medida a Erhard que la integración europea equivaliera a algo más que una simple economía planificada supranacional para el sector agrícola y la industria del carbón y el acero, y que abarcara más bien medidas liberales para crear un mercado común genuino que estuviera libre de dirección estatal.

En una entrevista realizada por Gunter Gaus el 10 de abril de 1963 dijo que en su vida tuvo el  coraje de asumir la responsabilidad. Después de ese colapso sin igual que supuso la derrota alemana, del desgaste de todos los valores implantados por el nazismo era necesario que se origine una  nueva realidad. Siempre me he cuidado contra la política de las promesas electorales, yo no formo parte de ese tipo de políticos.  De ahí al “ no hay plata” de Javier Milei  solo hay una cuestión de matices. 

 

Fuentes: 

  1. www.infobae.com/america/opinion/2022/08/31/ludwig-erhard-el-superministro-de-economia-que-levanto-alemania-de-las-ruinas/

2- https://www.kas.de/en/web/geschichte-der-cdu/biogram-detail/-/content/ludwig-erhard-v1

  1. https://www.youtube.com/watch?v=RcP_1TTBK6Y
  2. La Doctrina del Shock, Klein Naomi, No Logo, 2008.

 

 

  

 

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.