Ahora leyendo:
El voto electrónico y la democracia directa
Artículo completo: 6minutos para leer

El voto electrónico y la democracia directa

El voto asistido se utilizó por primera vez en Estados Unidos en la última década del siglo XIX. Se utilizaron máquinas de palanca mecánica para reemplazar la papeleta de voto. Un votante entraba en el dispositivo y tiraba de una palanca bastante grande. Esta acción hacía que la cortina de la máquina se cerrara alrededor del votante, garantizando su privacidad. Luego, el votante elegiría un candidato—había un mecanismo de interconexión para garantizar que solo se presionara un candidato—. Cuando la palanca vuelve a la posición original, se corre el telón y el contador del candidato votado se incrementa en uno. Al finalizar la elección, se abre la máquina y se lee el recuento final de votos por candidato. Desde entonces, los cambios tecnológicos han superado incluso la más frondosa de las imaginaciones.

Avancemos rápidamente hasta 2023, donde existen muchas opciones diferentes para el voto electrónico. Las máquinas de votación actuales tienen, en general, cuatro etapas distintas: emitir el voto, registrarlo, contarlo y transmitirlo. La forma en que se implementa cada una es inherente al diseño de la maquinaria de votación. El voto electrónico se abrevia como e-voto, cuando expandimos ese voto a la utilización de internet se lo denomina I-voto. En esta solución la emisión del voto y/o la transmisión son las etapas de voto que se hacen a través de internet. 

Analicemos primero el voto electrónico. Debido a preocupaciones de seguridad y acceso, la mayor parte del voto electrónico se realiza en recintos centralizados. Las dos máquinas de votación más populares son la de escaneo óptico y la de registro electrónico directo (DRE). El primero se utiliza en los sistemas menos modernos. El votante escribe sobre una boleta de papel con marcas de verificación en las áreas apropiadas para las opciones dadas; luego, un escáner “lee” y registra el voto. Lo bueno es que las papeletas se conservan en caso de recuento; el sistema tiene fallas debido a los escáneres que a veces no “leen” un voto correctamente. Este systema fué ridiculizado en las elecciones estadounidenses del 2000. El vicepresidente Albert Gore Jr. y George W. Bush, gobernador de Texas, estuvieron en una reñida elección en la que los resultados finales dependían del estado de Florida. Este estado había elegido tarjetas perforadas para registrar el voto y un lector óptico para el escrutinio. La noche de los comicios, Bush había ganado el estado por 1.784 votos. Este pequeño margen automaticamente forzó un recuento que se realizó rápidamente mediante la máquina de votación electrónica. Después del recuento, Bush todavía estaba a la cabeza, pero su ventaja era de sólo 229 votos. El recuento automático tuvo muchos votos anulados porque las tarjetas perforadas mostraban patrones ilegales. Lo que siguió fue un grupo de gente recontando votos mientras otros intentaban “interpretar” la intención de los votantes que fueron rechazados. Un circo que acabó con el Tribunal Supremo teniendo que tomar una decisión. Bush fue declarado ganador, pero muchos expertos en votación lo desmienten.

Los DRE son máquinas más modernas que se parecen a los cajeros automáticos. Tienen una interfaz de pantalla táctil con el votante y una computadora detrás. La pantalla táctil puede resolver muchas preocupaciones, ya que los datos podrían presentarse al votante en una forma que satisfaga sus necesidades. Por ejemplo, pueden presentar una versión ampliada si es necesario. También pueden ayudar al votante con orientación. Cuando el voto está listo para ser emitido, la máquina ofrece una pantalla de revisión y el votante tiene la opción de emitir el voto o reiniciar todo el proceso. Una vez emitido el voto, lo guardan en una memoria que es invisible para el votante. Hay muchas preocupaciones sobre la posibilidad de que un DRE emita un voto equivocado; todos ellos están relacionados con la posibilidad de piratear un DRE. Una de las razones por las que confiamos en el sistema de votación con papeleta es que el proceso es observable. Por lo tanto, colocamos observadores para garantizar que el proceso se ejecute correctamente. No existe ningún proceso que observar en lo que respecta al voto electrónico. Todo sucede dentro de una máquina, por lo que es comprensible que sospechemos si el voto se emitió correctamente. Pensemos también en las vulnerabilidades de los sistemas. Finalmente, vivimos en un mundo de guerra cibernética entre los países lideres. ¿Que no daría uno de estos paises por poder interferir en el voto legislativo y ejecutivo de sus rivales? 

Cuando parte(s) del voto electrónico se realiza(n) a través de Internet, el proceso mayormente  se denomina I-voto. Cuando empezó a surgir, se vio como una solución al proceso de votación y una herramienta que podría cambiar el funcionamiento de una democracia. La mayoría de las democracias del mundo son representativas —elegimos funcionarios para que nos representen—. Imagínense si los ciudadanos habilitados pudieran votar sobre cada decisión que el gobierno deba tomar. Podría conducir a una democracia directa, en la que los ciudadanos, no sus representantes, tomen las decisiones. Está más allá del alcance de esta nota analizar los pros y los contras de una democracia directa basada en el I-voto; basta decir que podría ser objeto de un interesante estudio. Desafortunadamente, la mayoría de los gobiernos han abandonado la idea del I-voto debido a todos los problemas que crea en cuanto a mantener el voto en secreto y libre de intervención de terceros.

Los sistemas de votación electrónica pueden ser más precisos y eficientes que los métodos tradicionales de votación en papel, ya que reducen las posibilidades de error humano, minimizan el tiempo para contar los votos y eliminan el ingreso manual de datos. Sin embargo, los sistemas de votación electrónica son susceptibles a piratería informática, fallos técnicos y errores de funcionamiento del software, lo que podría comprometer la integridad del proceso de votación.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.