Ahora leyendo:
Aurore Bergé: Ser feminista es apoyar a las mujeres mutiladas el 7 de octubre.
Artículo completo: 7minutos para leer

Aurore Bergé: Ser feminista es apoyar a las mujeres mutiladas el 7 de octubre.

 

Para los recién llegados a la tercera década del presente milenio  podía parecerles raro que chilenos de izquierda, cuya generación anterior fue hija de las desapariciones forzadas y la tortura, reivindiquen en las redes sociales  la violencia contra mujeres, con mutilación genital, quema de rostros, empalamiento  y penetraciones anales, que los militantes del Hamás cometieron el fatídico 7 de octubre contra las chicas que asistieron a una fiesta rave en el sur de Israel para luego terminarlas matando antes o durante sus barbáricos actos.    

 Algo similar ocurre en  Francia  y ello no pasó desapercibido. Según informa Le Figaró, la ministra Aurore Bergé,  responsable de Igualdad de Género y  de Lucha contra la Discriminación, amenazó  con recortar las subvenciones a las asociaciones feministas «ante la menor ambigüedad» sobre el atentado del 7 de octubre.  

El Gobierno francés  está estudiando todas  las declaraciones de  las asociaciones vinculadas al sangriento atentado de Hamás en Israel el 7 de octubre y amenaza con eliminar las subvenciones «a la menor ambigüedad», afirmó el domingo la ministra. Una declaración que despertó el enfado de las  mismas.

 Aurore Bergé declaró haber hecho  la solicitud   de la que espera una respuesta en los próximos días. “Ser feminista significa decir cosas, ser feminista significa apoyar a las mujeres que fueron mutiladas el 7 de octubre”, explicó la ministra. “Si la tragedia del 7 de octubre contra las mujeres hubiera ocurrido en otro lugar, ¿las reacciones habrían sido más fuertes? Lamentablemente me temo que ese podría haber sido el caso”, dijo.

NousToutes y otras asociaciones se defendieron afirmando que luchan por “todas las mujeres” y dijeron que condenan “sin ambigüedades los crímenes sexuales y sexistas, las violaciones y los feminicidios cometidos por Hamás. 

 Es que Occidente se despide de sí mismo bajo el pretexto de librar una guerra definitiva contra la discriminación. Estás podrían  ser palabras del polémico presidente argentino Javier Milei pero en realidad pertenecen al filósofo judeo-francés Alain Finkielkraut nacido en París en 1949. Hijo del Mayo Francés,  según pública la edición de El Español del 16 de marzo de 2023, el pensador  sigue apostando por la Ilustración, por el juicio crítico y por la virtud formativa de las grandes obras de arte, y desde ahí denuncia los excesos paródicos y las contradicciones en que incurre el furor igualitarista del wokismo actual, del neofeminismo esencialista al antirracismo sonámbulo. 

A todo ese reinado de pensamiento único le advierte que, por intenso que sea su sentimiento de estar en el lado bueno de la Historia, va desnudo de ideas. Y sin ellas, sin discernimiento ni capacidad para los matices, la cultura de la cancelación acaba sometiéndolo todo al dictado de sus terribles simplificaciones. Occidente se despide de sí mismo bajo pretexto de librar una guerra definitiva contra la discriminación,   sólo se ve en los seres humanos su origen, su condición sexual o su color de piel. Los iluminados del presente no conciben que la realidad pueda arruinar sus bellos argumentos, así que hacen oídos sordos al fundamentalismo, el sexismo o la eurofobia que invade sectores marginales de la población, disculpándolos como reacción lógica por parte de unas víctimas del sistema.

Hannah Grossman de  Fox News   reveló que una escuela primaria del área de la Bahía de San Francisco  está siendo tutelada culturalmente por una organización llamada   Woke Kindergarten  cuya líder quiere  que  Estados Unidos e Israel  sean destruidos.  Según  el mencionado sitio web, la  líder de la organización es “Akiea ‘Ki’ Gross    que  “es una  educadora no binaria,   abolicionista, organizadora  cultural y creadora que  innova en materia pedagógica   bajo nuevas  formas de resistir, sanar y auto liberarse.  

Creo que Estados Unidos no tiene derecho a existir. Creo que toda colonia de colonos que ha cometido genocidio contra los pueblos nativos, contra los pueblos indígenas, no tiene derecho a existir”, dijo Gross en una publicación reciente en Instagram. “Todos ustedes son demonios. Todos ustedes son   villanos. Hemos estado tratando de acabar con todos ustedes.  Librarnos  de  ustedes”. «Creo en una Palestina libre desde el río hasta el mar», continuó Gross.

Cuando pienso en un mundo libre de violencia estatal… pienso en un mundo libre del imperio estadounidense. Pienso en un mundo libre de Israel”, afirmó la  educadora.

 La líder de “Woke Kindergarten” también pidió la abolición de las escuelas.

Pienso en la devolución de tierras a los pueblos indígenas en todo el mundo.   Eso significa que los niños no tendrían que ir a la escuela porque, en última instancia, el mundo sería su salón de clases”, dijo Gross.

Los niños aprenderían con nosotros, aprenderían de nosotros y nosotros aprenderíamos de ellos. Crearíamos estos ecosistemas de atención comunitaria que garantizarían que todos tuvieran lo que necesitaban,  que a nadie le falte  nada. Escucharíamos música, escribiremos 

poesía,  la gente tendría el poder y los niños dejarían de ser oprimidos en el sistema escolar . 

 

 La escuela primaria Glassbrook en Hayward, California, gastó 250.000 dólares en fondos federales proporcionados por un programa destinado a ayudar a mejorar los resultados de los exámenes de algunas de las escuelas de peor rendimiento del país, según el San Francisco Chronicle pero después de dos años con “Woke Kindergarten”, los puntajes de los estudiantes supuestamente son peores. Menos del 12% de los estudiantes pueden leer a su nivel de grado y menos del 4% dominan las matemáticas, una caída del 4% en ambas materias en los últimos dos años, según el Chronicle.

 

 La semana pasada, del otro lado del océano,  Rachida Dati, hija de padres marroquí y argelino,  Ministra de Cultura del nuevo gobierno francés, por mérito y no por su color de piel,  dijo en una entrevista con   CNews-Europe   que » el wokismo ha devenido una política de censura.   “Estoy a favor de la libertad de arte y de creación pero no estoy a favor de la censura”. Sin embargo, » estoy muy atenta y reconozco que hay una lucha contra la discriminación en ese movimiento».   

Los términos ingleses «woke» y «wokismo» están tomados de las luchas afroamericanas, cuyo significado es «estar despierto» ante las injusticias sociales. Han sido utilizados por los  movimientos conservadores  como una connotación peyorativa, para denunciar lo que consideran un exceso de activismo respecto a las reivindicaciones de las minorías y las injusticias sociales y climáticas.

 En Francia, el término » wokismo» se ha vuelto imprescindible en el debate de ideas pero para sus detractores, los partidarios no sólo son activistas de la causa social y antirracista, sino que serían los instigadores de un proyecto social basado en la llamada cultura de la cancelación.  

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.