Ahora leyendo:
A los 100 años muere Kissinger
Artículo completo: 3minutos para leer

A los 100 años muere Kissinger

A los 100 años murió este miércoles en su casa de Connecticut, Estados Unidos, Henry Kissinger, una figura sin la cual no podría explicarse la Guerra Fría, o el cambio entre las relaciones entre Estados Unidos y China. Nacido en Alemania en 1923 y emigrado a los Estados Unidos a los 15 años de edad, Kissinger pasó se ser un académico de la Universidad de Harvard a convertirse en uno de los diplomáticos más renombrados de la historia estadounidense.

Premio Nobel de la Paz en 1973, por la negociación logró el cese al fuego en la guerra de Vietnam,  Kissinger fue aplaudido según los países en los cuales le tocó imponer su influencia. Seguramente aplaudido por su visión y acción para lidiar con la Union Soviética en la posguerra, será igualmente recordado por dejar de lado la observancia del los Derechos Humanos cuando tuvo que relacionarse con Latinoamérica y Asia en la década de los setentas. No obstante, no se le discute haber defendido a ultranza los intereses de su país.

Además de haber servido como jefe de la diplomacia estadounidense desde la jefatura del Departamento de Estado, durante las administraciones de Richard Nixon y Gerald Ford, Kissinger asesoró a 12 presidentes de Estados Unidos, empezando por John F. Kennedy hasta Joe Biden en nuestros días. Su estrategia de aislar a la Unión Soviética como una super potencia competitiva con Estados Unidos, posiblemente sea uno de los logros más importantes.

Luego de haber iniciado el camino que recorrieron Estados Unidos y China y, tras la caída de la Unión Soviética y su influencia en Europa del Este, Kissinger muere como testigo de un nuevo orden en que Estados Unidos y China se disputan la supremacía mundial, habiendo negociado con todos los líderes chinos desde Mao Tse Tung hasta Xi Jinping, quien lo recibió a sus 100 años en Beijing, en julio de 2023, y lo recordó como un «viejo amigo» que nunca será olvidado. En esa oportunidad  Xi recalcó, apelando a la historia que  «Una vez más China y Estados Unidos están en la cruz de los caminos hacia donde ir desde aquí, y, una vez más, las dos partes necesitan realizar su elección», algo que a Kissinger no dudó en hacer.

En su extenso obituario del jueves, el influyente The New York Times escribió: Para sus admiradores, fue el brillante arquitecto de la Pax Americana, el maestro de ajedrez que estaba dispuesto a patear el tablero e inyectar una dosis de impredicibilidad a la diplomacia americana. Para sus detractores –inclusive algunos amigos y exempleados– fue un vanidoso, conspirador, arrogante e impulsivo, un hombre capaz de alabar a uno de sus más importantes asesores como indispensables y al mismo tiempo mandar a que el FBI le interviniese ilegalmente los teléfonos de su casa para ver si estaba filtrando información a la prensa».

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.